3 minutos de tiempo de lectura

Las ventanas de PVC, las puertas ventana y los miradores tienen muchas cualidades, que conviene recordar

Las ventanas de PVC ofrecen (junto con las de madera) las mejores prestaciones de aislamiento térmico.

En este artículo encontrarás todas las buenas razones para elegir ventanas de PVC para tu hogar.


Características más importantes de las ventanas de PVC

Las ventanas de PVC, por término medio, un 25% más aislantes que las ventanas de aluminio del mismo tamaño. Y cuanto menor sea el tamaño de la ventana, mayor será esta ventaja.

Equipadas con doble acristalamiento, la carpintería de PVC puede acogerse a la desgravación fiscal, así como a diversas subvenciones existentes.

Equipados con triple acristalamiento, pueden permitir que la vivienda pueda optar a la etiqueta de casa pasiva. Esta etiqueta no está disponible para las ventanas de aluminio.

Las ventanas y ventanales de PVC son considerablemente menos caras que las de aluminio (30% como mínimo) para un aislamiento térmico superior. Por otro lado, su elección de colores es más limitada.


ventanas de pvc madrid

El PVC, un material 100% reciclable

En contra de la creencia popular, las ventanas de PVC no son más contaminantes que las de madera o aluminio.

Los principales componentes no son contaminantes y las ventanas son 100% reciclables.

En contra de la creencia popular, el PVC es el material más respetuoso con el medio ambiente. Requiere poca energía para su extrusión (2,5 veces menos energía que el aluminio), es naturalmente aislante y es totalmente reciclable.

En apertura de puertas, recogemos las ventanas de PVC al final de su vida útil de nuestros clientes asociados para integrarlas en nuestros circuitos de reciclaje y así valorizar esta materia prima que vuelve a estar disponible.

Una ventana de PVC no es muy frágil, a diferencia de una ventana de aluminio termo lacado. Un arañazo o una rozadura pueden eliminarse fácilmente lijando y puliendo el PVC. En el caso del aluminio, hay que sustituir el perfil afectado.

Un mirador de PVC es muy fácil de mantener: una simple esponja y agua jabonosa son suficientes para devolverle su aspecto original.

Las juntas soldadas de una ventana de PVC garantizan una perfecta estanqueidad.

Una ventana de aluminio montada mecánicamente (atornillada o engarzada) no ofrece necesariamente las mismas garantías.

Dependiendo del doble acristalamiento elegido, las ventanas de PVC consiguen muy buenos resultados de insonorización. Su rendimiento acústico es, por término medio, 1dB mejor que el de las ventanas de aluminio.

Por último, las ventanas de PVC han avanzado mucho en cuanto a las secciones de los perfiles. Una ventana corredera de PVC tiene ahora perfiles tan finos como una ventana corredera. La ganancia solar y lumínica de una ventana corredera de PVC es, por tanto, idéntica a la de una ventana de aluminio.

Sin embargo, las ventanas de PVC, las puertas ventana y los miradores no son recomendables en 2 casos:

  1. La primera se refiere a las ventanas correderas muy grandes, con superficies acristaladas superiores a 6m2. En este caso, se recomienda el aluminio por razones de rigidez. Esta es también la razón por la que la gran mayoría de las ventanas correderas y los sistemas de deslizamiento de 3 vías son de aluminio, ya que están unidos a grandes superficies de vidrio.
  2. La segunda es la elección del color, que es inevitablemente más limitada con el PVC que con el aluminio, ya que el aluminio permite la bicromía, con una elección casi infinita de colores interiores y exteriores.

¿Por qué elegir una ventana de PVC?

Mucho más popular que sus homólogas de aluminio o madera, la ventana de PVC parece ser un elemento imprescindible. Y por una buena razón, su material ligero y moderno tiene muchas ventajas.

Tanto si se trata de una construcción nueva como de una reforma, si decides invertir en PVC, no te decepcionará.


Precios muy atractivos

Las ventanas de PVC son muy comunes. Ahora representan casi el 60% del mercado. Pueden encontrarse tanto en edificios nuevos como en los antiguos.

Y una de las principales razones de esta popularidad es su atractivo precio.

La ventana de PVC estándar es realmente muy asequible y se adapta incluso a los presupuestos más ajustados.

Según la forma, el tamaño y el acristalamiento elegidos, las ventanas de PVC suelen ser más baratas que las de otros materiales.


Excelente rendimiento de aislamiento

El PVC también es un excelente aislante. Si sustituyes tus viejas ventanas por otras nuevas de PVC, puedes estar seguro de que conseguirás un importante ahorro energético.

Al fin y al cabo, es por los marcos de las ventanas por donde se escapa casi una quinta parte del calor en invierno.

Además de un excelente aislamiento térmico, el PVC garantiza un mayor confort acústico gracias a su excelente aislamiento acústico.

En combinación con un buen acristalamiento, estarás efectivamente protegido del ruido ambiental.


Longevidad excepcional

Si todavía no te convencen el precio y las propiedades aislantes, puedes convencerte con el siguiente argumento:

Las ventanas de PVC tienen una vida útil de hasta 40 años

Y no hay necesidad de mantenimiento o tratamiento como con los marcos de madera.

El PVC es un material extremadamente resistente, imputrescible y prácticamente indestructible.

También es muy adecuado para las casas cercanas al mar porque no está sujeto a la corrosión.

En resumen, es resistente a los golpes, a la intemperie, a la luz solar e incluso a la humedad.

Para limpiarlo, basta con un poco de agua y jabón.


Ligereza de las ventanas de PVC: un argumento de peso

El PVC es un material muy ligero. Esto significa que se puede adaptar fácilmente a todo tipo de formatos y es muy fácil de instalar.


Una amplia gama de colores

En el pasado, el PVC sólo estaba disponible en blanco, lo que dificultaba la combinación con su estilo interior si no era escandinavo.

Hoy en día, tienes opciones de elegir el color y puedes elegir entre varios colores. Así, podrás utilizar tus ventanas como obras maestras de tu decoración interior y vestir su fachada como desee.

Las ventanas de PVC te permiten seguir la tendencia y añadir modernidad y suavidad a su interior con sus finos perfiles.

También debes saber que se pueden adaptar a muchos tipos de apertura y que es posible hacerlos a medida. Si prefieres el estilo tradicional, puedes optar por acabados similares a la madera. Tendrás el aspecto cálido y auténtico de la madera sin los inconvenientes.

Recuerda que, tanto si se trata de una ventana de aluminio como de una de madera, siempre debes buscar ayuda profesional para elegirlas e instalarlas, a fin de evitar torpezas.

4.9/5 - (34 votos)